Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

viernes, 23 de mayo de 2008

La Inquisición Protestante

Un punto del que no se ha hablado es que los Protestantes también tuvieron una Inquisición totalmente sometida al poder político de la Época. Los historiadores solo tienen dedos para señalar la Inquisición católica guardando un silencio hipócrita sobre lo acaecido en los territorios protestantes.

Los primeros protestantes no se distinguieron por ser los campeones de la “libertad de opinión” como nos lo han hecho creer… ellos que clamaban por libertad religiosa en los países católicos que en sus territorios la primera medida que tomaban era la suspensión total de la Misa y el obligar a los ciudadanos por ley a asistir obligatoriamente a los cultos reformados, la destrucción de Iglesias católicas, de imágenes junto al asesinato de Obispos, Sacerdotes y religiosas marcaron estos territorios mucho mas que lo que ocurría en su contraparte católica.

Para citar solo algunos ejemplos (ya que todas las fuentes investigadas solo hablan de la Inquisición Católica y ni una de la Protestante):

- Se recuerda la masacre de los monjes de la Abadía de San Bernardo de Bremen cuyos monjes fueron asesinados, desollados y se les hecho sal en la carne viva siendo después colgados del campanario por turbas protestantes en el siglo XVI.

- El ahorcamiento de seis monjes cartujos y del Obispo de Rochester en la Inglaterra Protestante en 1535.

- La quema de miles de católicos y anabaptistas por Enrique VIII en el siglo XVI siendo su hija católica Maria la que heredó el título de “Maria la sanguinaria”.

- La quema en la hoguera de Juan Server, el descubridor de la circulación de la sangre, en Ginebra por orden de Calvino, sin embargo solo se recuerda el “caso Galileo” y que no fue ajusticiado.

- Cuando Enrique VIII comenzó la persecución católica en Irlanda existían mas de 1,000 monjes Dominicos, de los cuales solo DOS sobrevivieron la persecución.

- En la época de la protestante Isabel Tudor alrededor de 800 católicos eran asesinados por año.

- El historiador protestante Henry Hallam dice: “La tortura y la ejecución de los Jesuitas en el reinado de Isabel Tudor fue caracterizado por el salvajismo y el prejuicio”.

- Un acto del Parlamento Inglés decretó en 1652 que “cada sacerdote romano debe ser colgado, decapitado y desmembrado y después quemado y sus cabezas expuestas en un poste en lugar público”.

- En la Alemania Luterana los Anabaptistas era cosidos en sacos y echados en los ríos.

- En la Escocia Presbiteriana de Juan Knox, en un periodo de seis años, se quemaron más de 1,000 mujeres acusadas de hechicería.

- En las ciudades tomadas por el Protestantismos, los católicos tenían que abandonarlas dejando en ellas todas sus posesiones o convertirse al Protestantismo, si se les descubría celebrando la misa eran castigados con la muerte.

Es un mito que la táctica de la tortura fue un arma católica de la Inquisición.

Janssen, un escritor de esta época, cita a un testigo el cual dice “el teólogo protestante Meyfart describe la tortura que el personalmente presenció: Un español y un Italiano fueron los que sufrieron esta bestialidad y brutalidad. En los países católicos no se condena a un asesino, a un incestuoso o a un adúltero a mas de una hora de tortura, pero en Alemania la tortura se mantiene por todo un día y una noche y hasta por dos días… algunas veces hasta por cuatro días después de los cuales se comienza de nuevo… es una historia exacta y horrible que no pude presenciar sin aún estremecerme”.

El mismo Janssen nos da este dato: “en Augsburg en el año 1528 cerca de 170 Anabaptistas de ambos sexos fueron puestos en prisión por orden del ayuntamiento, muchos de ellos fueron quemados vivos, otros fueron marcados con hierros candentes en la mejilla o sus lenguas fueron cortadas.

En Aubsburg el 18 de enero de 1537 el consejo municipal publicó un decreto donde se prohibía el culto católico y se les daba 8 días para que los católicos abandonaran la ciudad, pasado ese término se envió a los soldados a perseguir a los que no aceptaron la nueva fe; se tomaron las Iglesias y monasterios se destruyeron las estatuas y los altares.

Frankfurt emitió una ley parecida y la total suspensión del culto católico se extendió a todos los estados alemanes y después se tacha a la Iglesia Católica de intransigente.

En 1530 en sus comentarios al Salmo 80 Lutero aconsejaba a los gobiernos que aplicaran la pena de muerte a todos los herejes.

En el distrito de Thorgau (Suiza) un misionero Zwingliano al frente de una turba protestante saqueó, masacró y destruyó el monasterio local.

Erasmo se aterró de ver a piadosos fieles excitados por sus predicadores protestantes: “salir de la Iglesia como posesos con la ira y la rabia pintadas en el rostro, como guerreros animados por un general”. El mismo Erasmo le comenta en una carta a Pirkheimer lo siguiente: “Los herreros y obreros quitaron las pinturas de las Iglesias y lanzaron tales insultos a las imágenes de los santos y al mismo crucifijo que es harto sorprendente que no hubiese un milagro. No quedó ni una estatua en Iglesias ni monasterios... todo lo que podía arder fue arrojado al fuego y el resto reducido a fragmentos, nada se salvó”.

En la Zurich Protestante se ordenó quitar todas las imágenes religiosas, reliquias y adornos de las Iglesias y hasta el órgano fue desterrado, la catedral quedó desnuda como lo está hasta hoy. A los católicos se les inhabilitó para ocupar cargos públicos, la asistencia a Misa se castigaba con una multa la primera vez y penas mas severas a los reincidentes.

En Leiphein el 4 de Abril de 1525, más de 3,000 campesinos guiados por un ex sacerdote tomaron la ciudad, saquearon la Iglesia, asesinaron católicos e hicieron sacrilegios en el altar con profanación de los sacramentos.

Un hecho que totalmente pareciera que nunca hubiera ocurrido si no estuviera bien documentado fue el Saqueo de Roma, ni siquiera los católicos saben que este hecho ocurrió.

¿Qué fue el saqueo de Roma?

El saqueo de Roma fue uno de los episodios más sangrientos del renacimiento. El día 6 de Mayo de 1527 los miembros de las legiones luteranas del ejército Imperial de Carlos V se sublevaron y tomaron por asalto la ciudad de Roma, unos 18,000 Lansquenetes se lanzaron durante semanas a la más viciosa de las represiones generando una orgía de sangre por la que pasan los historiadores alegremente sin prestar atención.

Un texto veneciano dice de este saqueo “El infierno no es nada si se le compara con la visión de la Roma actual”. Los soldados Luteranos declararon a Lutero “Papa de Roma”, esto son los algunos resultados ante los cuales la historia de algunos “eruditos” calla cobardemente:

- Todos los enfermos del Hospital Espíritu Santo fueron masacrado en sus camas.

- De los 55,000 habitantes que contaba Roma solo sobrevivieron 19,000.

- Las pedidas fueron de 10 millones de Ducados, suma astronómica en la época.

- Los Palacios fueron volados a cañonazos con sus habitantes dentro.

- Las cabezas de los Apóstoles San Juan y San Adres sirvieron para jugar las tropas

- El río llevaba cientos de cadáveres de religiosas, laicas y niñas violadas, y con lanzas incrustadas en su sexo.

- Las Iglesias y San Pedro fueron convertidos en establos y misas profanas con prostitutas que se parodiaban con la soldadesca.

Dice Gregoribus al respecto: “Algunos soldados borrachos pusieron a un asno unos ornamentos sacerdotales y obligaron a un sacerdote a darle la Comunión. El desventurado sacerdote engullo la forma y sus verdugos le dieron muerte con horribles tormentos”.

Cuenta P. Mexía: “Y tras esto, sin hacer diferencias de lo sagrado ni lo profano fue toda la ciudad robada y saqueada, sin quedar casa ni templo alguno que no fuera robado, ni hombre alguno que no fuese preso y rescatado”.

Erasmo de Rótterdam dice de este acto: “Roma no solo era la fortaleza de la religión cristiana, la sustentadora de los espíritus nobles y el mas sereno refugio de las musas; era también la madre de todos los pueblos. Porque para muchos Roma era más querida, más dulce, más bienhechora que sus propios países. En verdad el saqueo de Roma no constituyo solo el ocaso de esta ciudad, sino de todo el mundo”.

Nadie habla de este horror brevemente expresado y que pueden verificar en cualquier libro de historia. El mundo calla, como calla hoy ante el asesinato de miles de católicos por fundamentalistas musulmanes e hindúes.

Es elegante hablar mal de la Iglesia de Cristo, los católicos solo contamos para las noticias de escándalos.

LA OPINION DE LOS GRANDES REFORMADORES PROTESTANTES SOBRE EL USO DE LA VIOLENCIA.

Una de las bases de la Reforma Protestante, las Indulgencias, si se hace un estudio sincero e imparcial se darán cuenta de que eran mal interpretadas por los Reformadores o por el pueblo sin preparación religiosa.

En 1518 el Papa Leon X emitió una Bula Pontificia donde aclaraba las indulgencias y su uso. En esta se rechazaba mucho de los méritos atribuidos a éstas; las Indulgencias NO perdonaban los pecados ni las culpas, sino solo las penitencias terrenales que la Iglesia (no un gobernante secular) había impuesto; en cuanto a librar las almas del Purgatorio, el poder del Papa se limitaba a las plegarias en que suplicaba a Dios que aplicara al alma de un difunto el excedente del mérito de Cristo y los Santos (La Reforma en Alemania, Will Durant).

De nada sirvió, la Reforma siguió su curso. La forma de pensar de los Reformadores fue extremadamente violenta y muchas veces fue un llamado al crimen, así vemos que Lutero en el 1520 escribía en su “Epitome”: “Si Roma así lo cree y enseña, a sabiendas de papas y cardenales, declaro francamente que el verdadero Anticristo esta entronizado en el templo de Dios y reina en Roma (la empurpurada Babilonia) y que la Curia es la Sinagoga de Satanás…Si la furia de los romanistas no cesa, no quedará otro remedio sino que los emperadores, reyes y príncipes rodeados de fuerza y armas, ataquen a esa plaga del mundo y resuelvan el asunto no ya con palabras, sino con la espada... Si castigamos a los ladrones con la horca, a los salteadores con la espada, A LOS HEREJES CON LA HOGUERA porque, con mayor razón, no atacamos con las armas a estos maestros de perdición, a esos cardenales, a esos papas, a toda esa cima de la Sodoma romana, que ha corrompido perpetuamente a la Iglesia de Dios y nos lavamos las manos en su sangre”.

En un folleto llamado “Contra el falsamente llamado orden espiritual del Papa y los Obispos” en Julio de 1522 dijo: “Seria mejor que se asesinase a todos los Obispos y arrásese a todas las fundaciones y claustros que no se destruyese un alma sola, para no hablar ya de que todas las almas se perdiesen para salvar sus indignos fraudes e idolatrías. ¿Qué utilidad tiene los que así viven en la Iujuria, alimentándose con el sudor y la sangre de los demás?”


En su folleto “Contra la horda de campesinos que roban y asesinan” Lutero decía a los príncipes: “Empuñad rápidamente la espada, pues un príncipe o señor debe recordar en este caso que es el ministro de Dios y servidor de su ira (Romanos XIII) a quien se entregó la espada para emplearla contra tales hombres…Si puede castigar y no lo hace (aunque el castigo consista en privar de la vida y derramar sangre) es culpable de todos los asesinatos y todo el mal que esos hombres cometan“.

Lutero escribía en Julio de 1525 en su “Carta abierta sobre el libro duro contra los campesinos”: “Si creen que esta respuesta es demasiado dura y que su solo fin es hacerles callar por la violencia, respondo que esto es verdad. Un rebelde no merece que se le conteste con razones, porque no las acepta. El que no quiere escuchar la Palabra de Dios cuando se le dice con bondad ha de escuchar al verdugo cuando este llega con su hacha. No quiero oír ni saber nada de misericordia”.

Sobre los judíos decía en sus famosas “Charlas de sobremesa”: “Arrójeles quien quiera que pueda azufre y alquitrán, si uno pudiera echarles fuego del infierno tanto mejor... y esto debe hacerse en honor a Nuestro Señor y del cristianismo. Sean sus casas astilladas y destruidas…Séanles quitados sus libros de oraciones y Talmudes y también toda su Biblia; prohíbase a sus rabinos la enseñanza so pena de muerte de ahora en adelante. Y si todo esto fuera poco, sean expulsados del país como perros rabiosos”.

Y aún se acusa a la Iglesia católica de antisemitismo y se tacha las palabras de perdón del Papa de flojas...

¿Quién de la Iglesia Luterana ha pedido perdón a los judíos?

Willibald Pirkheimer dijo en 1529 sobre la Reforma: “No niego que al principio todos los actos de Lutero no parecían ser vanos, pues a ningún hombre podían complacer todos aquellos errores e imposturas que se habían acumulado gradualmente en el cristianismo. Por ellos esperaba yo, junto con otros, que podría aplicarse algún remedio a tan grandes males; pero fui cruelmente engañado. Pues antes que se extirparan los errores anteriores, se introdujeron otros muchos más intolerables, comparados con los cuales los otros parecen juegos de niños. Las cosas han llegado a tal punto que los bribones papistas parecen virtuosos al lado de los evangélicos. Lutero con su lengua desvergonzada e ingobernable, debe de haberse vuelto loco o debe estar inspirado por un espíritu maligno”.

Pensamiento y obra de otros padres de la Reforma:

Tampoco Calvino fue un dechado de caridad, vemos que en sus “institutos”: “Personas que persisten en las supersticiones del anticristo romano deben ser reprimidas por la espada”:

- En 1547 James Gruet se atrevió a poner una nota criticando a Calvino y fue arrestado, torturado en el potro dos veces al día por un mes y finalmente sentenciado a muerte por blasfemia, se le clavaron los pies a una estaca y se le cortó la cabeza.

- Los hermanos Comparet en 1555 fueron acusados de libertinos y fueron ejecutados y desmembrados para exhibir sus partes en diferentes sitios de Ginebra.

Melanchton, el Teólogo de la Reforma aceptó ser el presidente de la Inquisición Protestante que persiguió a los Anabaptistas. Como justificación dijo: “¿Porque tenemos que tener con esa gente mas piedad que Dios?”, esto lo dijo convencido de que los Anabaptistas arderían en el infierno.

La Inquisición Luterana se implantó con sede en Saxon, con Melanchton como presidente. Al final de 1530 este presentó un documento donde defendía el derecho a reprimir por la espada a los Anabaptistas, Lutero escribió de su mano una nota que decía: “esto es de mi agrado”.

Zwinglio, en 1525 comenzó la persecución de los Anabaptistas en Zurich, las penas iban desde ahogamiento en el lago o en los ríos hasta la hoguera.

John Knox, padre del Presbiterianismo como dijimos quemó en la hoguera a mil mujeres acusadas de brujas en Escocia.

Rosseau dijo de la Reforma: “la Reforma fue intolerante desde su cuna y sus autores se cuentan entre los grandes represores de la humanidad”. En su “Filosofía Positiva” decía: “La intolerancia del Protestantismo con certeza no fue menor que la del catolicismo y ciertamente mas reprobable”.

La violencia no solo se ejerció con los Católicos, los Reformadores fueron entre si enormemente violentos, veamos la opinión que se merecían entre si:

- Lutero dijo de “Oecolampaius y Calvino y otros herejes similares tienen demonios sobre demonios, corrompido el corazón y la boca mentirosa”.

Lutero, a la muerte de Zwinglio (1531) dijo: “Esta bien que Zwinglio haya muerto en el campo de batalla, que clase de triunfo y que bien Dios lleva sus negocios”. También dijo: “Zwinglio esta muerto y condenado y se lo merece por ladrón y rebelde y por llevar a otros a seguir sus errores”.

Zwinglio no se quedó atrás y decía de Lutero: “el demonio se ha adueñado de Lutero a tal grado que hasta nos hace creer que lo tiene en total posesión, cuando se le ve entre sus seguidores totalmente parece que una legión lo ha poseído”.

SUSPENCION SISTEMATICA DEL CATOLICISMO EN AREAS PROTESTANTES

En Zurich la presencia en sermones católicos conllevaba penas y castigos físicos. Aún fuera de los perímetros de la ciudad a los sacerdotes se les prohibía celebrar la Misa y bajo orden de “severas penas” se prohibía tener cuadros religiosos e imágenes en las casas particulares.

En Zurich la Misa fue proscrita en 1525, esto fue seguido de quema de Monasterios y destrucciones masivas de Iglesias, los Obispos de Constanza, Basilea, Lausana y Ginebra fueron obligados a abandonar sus ciudades y el territorio. Un observador, Willian Farel dejó escrito: “El Sermón de Calvino en la antigua iglesia de San Pedro fue seguido de desórdenes donde se destruyeron imágenes, cuadros y tesoros antiguos de las Iglesias”.

En Estrasburgo, en 1529, el Consejo de la Ciudad ordenó la destrucción de los altares, imágenes y cruces, además de las Iglesias y conventos. Igual sucedió en Frankfurt.

En la Convención de Hamburgo, en Abril de 1535 los Concilios de los pueblos de Lubeck, Bremen, Hamburgo, Luneburgo, Stralsund, Rostock y Wismar votaron por que se ahorcaran a los Anabaptistas, se azotaran a los Católicos y a los Zwinglianos.

Escocia, John Knox, padre del Presbiterianismo prohibió la Misa con penas de confiscación de bienes y azotes públicos, la segunda vez que se cometiera, la pena era la muerte del individuo.

Mucho se podría seguir hablando, mucho es el material existente, pero creo que basta esta muestra para demostrar que la Reforma Protestante no fue pacifista, ni los reformadores víctimas inocentes. La intolerancia y la violencia primaron en sus vidas y yo les pregunto a quienes lean estas humildes páginas y que han oído sermones de Iglesias Evangélicas en este Siglo XXI, o conocen familiares que se han ido a ellas: ¿Si estas gentes tuvieran el poder total hoy en día, que hicieran de los católicos y de la Iglesia?
Publicar un comentario