Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

miércoles, 11 de junio de 2008

Pérdida del Valor Familia

Este mal social que sufren las familias se ve claramente, por ejemplo, en los datos estadísticos de Población de Europa y otras geografías, donde el número de nacimientos es tan escaso que no tendrán relevo generacional para así convertirse en países "viejos". Estos países llamados "desarrollados" tratan de imponer nuevos conceptos de familia, colocándolas al mismo nivel que las uniones de hecho, o las uniones de homosexuales y lesbianas. Así se van legitimando una serie de hechos que intentan cambiar la mentalidad de las personas haciendo que las mismas vivan indiferentes a los comportamientos que atacan a la familia y en consecuencia a la sociedad misma.

¿Quiénes son los victimarios?

Los gobiernos que colaboran con los proyectos de control de natalidad y eliminación de pobres que provienen de la ONU, el BANCO MUNDIAL y el FMI. Además de muchos medios de comunicación convertidos en multimedios y que desde la TV especialmente, además de radios y diarios promueven estilos de vida equivocados que se rigen por el consumismo, por el tener y no el ser, por el egoísmo y el facilismo, con ausencia de valores objetivos que perduren como la Verdad, la Justicia, la Honestidad, el Respeto mutuo y sobre todo el Verdadero Amor. Imponen modas sociales, según convenga a sus intereses económicos.

Todos tenemos en claro que la mejor forma de educar es el ejemplo, entonces son los padres y educadores en general, los que deben mostrar modelos que respeten la familia tradicional (por así llamarla) revalorizando el papel fundamental que tiene en la sana formación de toda la sociedad. ¿Cómo es posible esto? Amando verdaderamente, sabiendo que amar es querer el bien del otro, dejando nuestros egoísmos para construir una sociedad que practique la verdad y la caridad para con el prójimo.

No seamos cómplices de los victimarios, no renunciemos al Bien, toda persona tiene naturalmente las herramientas de la bondad. Gocemos de las sonrisas de los pequeños que se van educando viéndonos practicar y defender las virtudes que se convertirán en los valores que reinen en nuestras familias y en la sociedad toda.

¿Qué podemos hacer?

Ya anticipamos lo que a nuestro alcance se encuentra para que la familia no se desintegre. Agreguemos a esto la promoción, difundiendo y exigiendo la necesidad de una educación integral y trascendente nutrida de una escala de valores objetiva, en colegios, centros de formación, parroquias, editoriales, radios y TV. Ésta última junto con las computadoras, en muchas ocasiones suplen peligrosamente el rol de los padres, la autoridad es del educador, padres y docentes, y nunca de un objeto electrónico que no puede Dar Vida. Asumamos actitudes positivas, que ayuden a dotar de sentido a la vida de muchos jóvenes que no han encontrado la hermosa aventura de ser héroes de los ideales de Verdad y Justicia. Recordemos que todos estamos unidos espiritualmente y esto es un arma poderosa en las personas, ya que la comunicación de las bondades permanecerán por siempre en el interior de todos.
Publicar un comentario