Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

martes, 9 de abril de 2013

El pasado oscuro del lobby gay: Su relación con la pedofilia

por David Ramos

Recientemente ACI Prensa reveló que la Asociación Internacional de Lesbianas, Gay, Bisexuales, Trans e Intersexuales (ILGA), actualmente con presencia en la ONU, toleró a grupos promotores de la pedofilia durante 10 años.

Y si bien la ILGA eventualmente expectoró a los grupos de pedófilos, esto no sucedió sino hasta que Estados Unidos, por iniciativa del Senado de ese país, hizo presión sobre la ONU para que esta no brinde “ningún estatus oficial, acreditación o reconocimiento a ninguna organización que promueva, condone o busque la legalización de la pedofilia, esto es, el abuso sexual de niños”.

Entonces, intentando mantenerse con uñas y dientes al interior de la ONU, la ILGA expulsó a la Asociación Norteamericana por el Amor entre Hombres y Niños (NAMBLA), Martijn y Project Truth por considerar que los “grupos o asociaciones cuyo objetivo predominante es apoyar o promover la pedofilia son incompatibles con el desarrollo futuro de ILGA”.

Pero cabe preguntarse… ¿durante 10 años el lobby a favor de leyes permisivas de la pedofilia y la pederastia realizado por NAMBLA no fue “incompatible” con el trabajo del lobby gay?

Aparentemente no.

Fragmento de correo escrito por Roy Radow en 1994

En 1985, de acuerdo a Roy Radow, miembro de NAMBLA, la ILGA exhortó a sus organizaciones integrantes a “ejercer presión en sus gobiernos para abolir la edad de consentimiento legal” para tener relaciones sexuales.

Al año siguiente, la organización gay “adoptó una posición que dice que el grupo ‘apoya el derecho de las personas jóvenes a una autodeterminación sexual y social’”.

En 1990, la Asociación Internacional de Lesbianas, Gay, Bisexuales, Trans e Intersexuales declaró que “apoya el derecho de todo individuo, sin importar su edad, a explorar y desarrollar su sexualidad”.

Todo este apoyo a la pedofilia duró diez años. Uno ya hubiera sido demasiado. No pasó que los grupos a favor de la pedofilia lo hacían a escondidas. No. En algunos casos hasta tenían publicaciones explicitando su promoción del sexo con menores.

Pero llegó el día en que ILGA descubrió su “incompatibilidad” con NAMBLA, Martijn y Project Truth. Un descubrimiento un poco interesado, claro.

Y por corrección política, nadie le ha criticado nada al lobby gay. ¿Hasta cuándo?

Publicar un comentario