Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

miércoles, 22 de mayo de 2013

Cómo la papaya se convirtió en el caballo de Troya de los reclutadores abortistas

Autor: Rebecca Oas, Ph.D. | Fuente: C Fam

El último esfuerzo para alistar abortistas se vale de subterfugios y de fruta fresca. Usando una papaya a modo de útero, estudiantes de medicina aprenden técnicas de aborto disfrazadas de "tratamiento del aborto espontáneo".
Una agrupación activista se jacta de que el "taller de la papaya" ahora forma parte de la capacitación de los residentes en un hospital católico que prohíbe el aborto. Un grupo de médicos proabortistas del Reino Unido declaró que el 2013 es "el año de la papaya" en respuesta al reciente incremento en la popularidad de esta maniobra de capacitación que existe desde hace varios años.
Al principio, se utilizaba la papaya para mostrar una técnica de aborto llamada aspiración manual al vacío; ahora también se la emplea para enseñar el raspado manual del tejido de las paredes uterinas y la colocación de dispositivos intrauterinos (DIU) tras un aborto.
En una colección de videos en los que se muestra el taller de la papaya, la dra. Jody Steinauer reconoce la naturaleza polémica de las técnicas que enseña: «Dependiendo de mis alumnos y del entorno en el que estoy enseñando, algunas veces lo encuadro como un caso de aborto espontáneo y otras, como un caso de aborto».
El dr. Philip Darney, jefe de obstetricia del San Francisco General Hospital, recuerda con cariño haber ido en misiones para Estados Unidos a comienzos de la década del setenta llevando kits de aborto a otros países como Indonesia, para posibilitar los abortos clandestinos. Según Darney, estos conjuntos ofrecen "una forma tanto de atender a las mujeres que han tenido un aborto riesgoso como de llevar a cabo un aborto seguro".
Darney califica los kits portátiles de aborto como seguros y dice que es preferible la jeringa manual en los lugares donde la electricidad es poco confiable. ¿Qué hay de la higiene en aquellos sin electricidad? Los vídeos de la papaya no se ocupan de este asunto.
Aunque las grabaciones no abordan la limpieza del instrumental u otras medidas para prevenir infecciones, Steinauer sí encuentra tiempo para ofrecer una demostración completa de cómo raspar las paredes uterinas. "La papaya, especialmente cuando no está muy madura, cuando (se la raspa), se siente exactamente como un útero vacío", dice.
Si bien una papaya puede parecerse a un útero humano, existen diferencias clave. Tras asistir a uno de los talleres, una estudiante de medicina se sentía intranquila. "Es mucho más invasivo de lo que pensaba", dijo. "Una papaya no sangra ni grita".
Muchos programas de capacitación en los que se usa la aspiración manual al vacío para el tratamiento del aborto espontáneo reciben fondos de agrupaciones que promueven el aborto. El material didáctico apunta concretamente a médicos y personal de apoyo que manifiesta reticencia debido a su estrecha asociación con el aborto provocado. Una enfermera planteó inquietudes sobre su capacidad de "desasociar emocionalmente a ambos porque tengo sentimientos muy fuertes respecto del aborto".
Los promotores de la capacitación en "tratamiento del aborto espontáneo" piden que se realicen investigaciones que muestren si el contacto con sus talleres puede modificar posturas respecto de la realización de abortos.
En algunos lugares, la relación entre las papayas y las mujeres embarazadas genera inquietud desde hace tiempo. En algunas regiones de Asia, comúnmente se creía que las papayas eran peligrosas para las embarazadas, y la investigación moderna ha dilucidado el motivo: las papayas inmaduras contienen una especie de látex capaz de provocar contracciones uterinas y potencialmente dar origen a un aborto espontáneo.
Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

Publicar un comentario