Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

domingo, 1 de agosto de 2010

Harvey Spencer Lewis: fundador de AMORC, farsante y amigo del fascismo

Por Gabriel López de Rojas

Harvey Spencer Lewis (1883-1939) fue el fundador de la orden rosacruz AMORC (Antigua y Mística Orden Rosa Cruz) en Estados Unidos (1915). Alto grado del Antiguo y Primitivo Rito de Memphis-Misraim, un rito minoritario en la masonería, la orden rosacruz que fundó, la AMORC, en la actualidad está extendida por todo el mundo. En cualquier caso, el crédito de Lewis y su “orden” quedan bajo mínimos, tras conocerse sus falsedades, su pensamiento autócrata y totalitario, su amistad con jerarcas nazis y su admiración por Mussolini y el fascismo.

Falsedades de Harvey Spencer Lewis

En la página 16 del Manual Rosacruz, editado en 1970 por el departamento de publicaciones de la AMORC, en San José de California, Harvey Spencer Lewis se presenta con los siguientes títulos: Primer Imperator de AMORC para Norte y Sud América. Fundador de este segundo ciclo de actividades en el Hemisferio Occidental. Miembro del Consejo Supremo R.C. del mundo. Legado de la Orden en Francia. Ministro de la Delegación Extranjera. Sacerdote Ordenado de la Ashrama de la India. Consejero Honorario de la Corda Fratres de Italia. Sri Sobhita, Gran Logia Blanca del Tibet. Miembro de la Universidad de Andhra de la India. Rector de la Universidad Rose Croix.

Pero la larga lista de títulos de Lewis es tan impresionante como falsa. Vale la pena analizar algunos de estos supuestos títulos: Fundador de este segundo ciclo de actividades en el Hemisferio Occidental (No existe documentación histórica del segundo ciclo de actividades). Miembro del Consejo Supremo R.C. del mundo (No existe documentación histórica de su existencia). Legado de la Orden en Francia (¿De que orden? Si se refiere a la orden rosacruz, es falso. A principios del siglo XX, en Francia, solo estaban activas la Orden Cabalística de la Rosa Cruz y la Orden Católica Rosa Cruz del Templo y el Grial y Lewis no tuvo relación con las mismas).

Ministro de la Delegación Extranjera (¿Ministro? ¿De qué país o delegación extranjera? Otra falsedad). Sacerdote Ordenado de la Ashrama de la India (Lewis jamás estuvo en la India, ni en ninguna Ashrama, ni nunca fue ordenado como sacerdote hindú). Consejero Honorario de la Corda Fratres de Italia (No existe documentación histórica de la Corda Fratres de Italia). Sri Sobhita, Gran Logia Blanca del Tibet (En 1920, en San Francisco, California, Lewis fue ordenado como “sacerdote” budista por un tal Sri E.L.A.M.M. Khan, Obispo de la Iglesia del Dharma, dándole el nombre de Sri Sobhita Bhikku con un diploma de la Gran Logia Blanca del Tibet. Cabe preguntarse cuándo los budistas han tenido iglesias y obispos para ordenar sacerdotes).

Miembro de la Universidad de Andhra de la India (No existe documentación histórica que demuestre que Lewis estuvo matriculado o siguió algún curso en la Universidad de Andhra de la India, tampoco de la existencia de la citada universidad. La enésima falsedad). Rector de la Universidad Rose Croix (En 1934, Lewis inauguró un edificio en los terrenos de la AMORC, en San José de California, al que llamó Universidad Rosacruz. Esta “universidad” no ha impartido cursos regulares de disciplinas académicas, sino cursillos esotéricos para los miembros de la AMORC. Esa es el rigor académico de la Universidad en la que Lewis era “rector”).

Un mes entero no sería tiempo suficiente para hablar de las falsedades de Harvey Spencer Lewis. Quien ha señalado más irregularidades en las actividades de este ha sido Robert Vanloo, que denunció en su obra Les Rose-Croix du Nouveau Monde una lista de supuestos fraudes que Lewis realizó para promocionar a la AMORC.

Lewis: autócrata y totalitario

Harvey Spencer Lewis también fue un amigo y admirador del nazismo y el fascismo. Está relación no es extraña, porque Lewis se consideraba un autócrata, es decir, un totalitario defensor de un poder absoluto y piramidal de pensamiento único, muy al estilo del fascismo y el nazismo.

En las grupos totalitarios, donde siempre hay un líder carismático, una estructura piramidal y unos dogmas incontestables, se incluyen partidos políticos, sectas de los más variopintos pelajes e incluso familias. La orden rosacruz AMORC, fundada e inspirada en Lewis, sigue el pensamiento de su fundador.

En la revista The American Rosae Crucis, en 1917, Lewis declaraba sus ideas autócratas y totalitarias sin el menor reparo: "Es justo que así sea. La Naturaleza misma funciona según el principio de la autocracia, el único que puede asegurar el éxito del plan que le es propio. Toda ley en la naturaleza es una ley autocrática, inmutable, independiente del resto, con excepción del propósito y del fin hacia el que opera, entendiéndose que todo debe plegarse a sus leyes y decretos.

La naturaleza, al obrar así, lo hace de manera constructiva y no utiliza el principio aparente de destrucción más que en vista a producir un mayor progreso. De esta manera, todas las formas de gobierno autocrático pueden ser constructivas, para el beneficio final y último de todos. Parece existir un sentimiento general de que la autocracia significa tiranía, sufrimiento y muerte. ¡Nada hay más lejos de la verdad!

La autocracia atemperada por el amor, así como de la toma de conciencia de un decreto divino, crea la oportunidad de servir a nuestros semejantes, implica la unión de numerosos espíritus, de numerosos corazones, y de numerosas manos en vista a un servicio más eficaz, o a un trabajo más productivo, sea el que sea”. (1)

El amigo de Joseph Goebbels

Así, el autócrata y totalitario Spencer Lewis mantuvo una amistad con jerarcas nazis como el ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels, a quien le envió sus libros La vida mística de Jesús y Las doctrinas secretas de Jesús. En ambos libros, Lewis llamaba a Jesús el ario gentil, negando su origen judío. (2)

En La Vida Mística de Jesús, Lewis escribió: “Todo miembro de la comunidad de los esenios en Egipto y Palestina, o de los terapeutas, como se les llamaba en otros países, había de ser de pura raza aria. Este punto es importantísimo con referencia a lo que hemos de exponer respecto al nacimiento y la vida del Maestro Jesús. (...) Antes de que un ario de pura raza pudiese llegar a ser adepto en la Fraternidad Esenia, había de recibir en su niñez educación apropiada dirigida por determinados maestros e instructores, para que creciese corporalmente sano y robusto, y fuese capaz de poner a prueba sus facultades intelectuales”.

Joseph Goebbels, el amigo de Lewis, fue al final uno de los responsables del Holocausto judío. Unido al Partido Nazi en 1922, fue nombrado por Hitler jefe de propaganda del mismo en 1930 y ministro de propaganda e ilustración popular al llegar al poder los nazis tres años después. Mediante la propaganda, Goebbels promovió el odio a los judíos y preparó psicológicamente a los alemanes para llevar a cabo el Holocausto. Una de sus frases preferidas fue: “Una mentira mil veces repetida... se transforma en verdad”.

Lewis: amistad y admiración por Mussolini

Con el fascismo, la relación de Lewis fue más profunda. De la relación mantenida entre Harvey Spencer Lewis y Benito Mussolini, es destacable su encuentro en Roma del año 1937 o las alabanzas que Lewis dedicó al dictador fascista tanto en entrevistas que concedió a periódicos, como en sus propias publicaciones.

Tras una visita que Lewis realizó a la Italia fascista en 1931, este declaró al periódico San Jose Mercury Herald las bonanzas del régimen fascista y totalitario de Mussolini. "Según el "Dr" Lewis -cita el mencionado periódico- su visita a Italia se desarrollo en condiciones más placenteras que en años anteriores. Sus calles estaban más limpias, no había mendigos -nos ha dicho- los hoteles estaban mejor cuidados, con tarifas fijas, los trenes circulaban de manera regular y parecían funcionar bajo la supervisión de agentes fascistas. Los barcos estaban mejor mandados -ha declarado– y conservados de manera más cuidadosa que antes.

Ha sacado la impresión de que tales cambios se debían a la dictadura de Mussolini, y los países vecinos le temen, pues ha dado pruebas de que, en su propio país al menos, los negocios estaban mejor dirigidos que en los otros, concerniendo a ciertos aspectos”. (3)

Lewis difícilmente hubiese sido un analista de nivel. ¿Cómo no iban a funcionar mejor los trenes y barcos italianos estando bajo control de agentes fascistas? ¿Cómo iba a haber mendigos con una ley fascista que prohibía la mendicidad pública, bajo la amenaza de recibir una paliza por parte de los camisas negras? ¿Cómo no iban a temer a Mussolini otros países, cuando los amenazaba en sus discursos con cometer genocidios como el de Etiopía?

En 1937, Lewis regresó a la Italia fascista en un viaje en el que llevó a un centenar de miembros de la AMORC a Europa, llegando a ser recibido por el propio Mussolini el 5 de marzo de 1937. De ese encuentro, hay una documentación muy suculenta en el periódico Il Messaggero. Así, en la edición del 6 de marzo de 1937, el periódico le dedicó al evento la portada; una fotografía de portada en la que aparecen juntos Mussolini, Lewis y los miembros de la AMORC; y un artículo interior que describe la admiración de Lewis por Mussolini y la Italia fascista.

El artículo afirma: "El 'prof.' Spencer Lewis, que dirigía el grupo de turistas (miembros de AMORC) que visitaban Italia se ha declarado feliz y extremadamente honrado de poder presentar al Duce el homenaje por parte del grupo que le acompañaba, y ha afirmado en el nombre de este, que cada uno de los americanos que habían disfrutado de esta breve estancia en Italia, había podido constatar con sus propios ojos, lo que había sido realizado en la península gracias a la voluntad de Mussolini, y ha concluido diciendo que cada visitante, después del retorno a su país, podría testimoniar, en nombre de la verdad, lo que había visto. En fin, ha dado las gracias calurosamente al Duce por haberle concedido esa audiencia y por haber concedido ese honor al grupo". (4)

Mussolini, como no podía ser de otra forma, prometió un futuro espléndido en la Italia fascista a la AMORC. Es interesante tener en cuenta que Lewis habló maravillas de Mussolini y la Italia fascista en 1937, cuando el régimen totalitario sin respeto por la libertad, la democracia o los derechos humanos, se había convertido también en antisemita, con una campaña antijudía y una legislación antijudía en marcha, muy similar a las Leyes de Nuremberg.

Alrededor del 17% de los judíos italianos fueron exterminados en el Holocausto gracias a Mussolini y su régimen fascista, así como un tanto por ciento infinitamente superior de judíos europeos terminaron exterminados por los nazis con los que mantuvo tan cordial amistad el fundador de la AMORC.

NOTAS

(1) The American Rosae Crucis, diciembre 1917 - pag. 248

(2) Harvey Spencer Lewis. Web Wikipedia.

(3) San Jose Mercury Herald, 1 de octubre de 1931

(4) Il Messaggero, 6 de marzo de 1937

Publicar un comentario en la entrada