Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

viernes, 26 de agosto de 2016

Fundamental Nuevo Estudio sobre Homosexualidad y Transgenerismo Evalúa la Investigación Que debería Dictar Políticas Públicas

Estimado Amigo de la Familia

La revisión más extensa que jamás se haya efectuado de investigación científica sobre homosexualidad y transgenerismo (o transexualidad) ha sido recientemente publicada en la publicación The New Atlantis. Este estudio, “Sexuality and Gender: Findings from the biological, psychological and social sciences” (“Sexualidad y Género: Hallazgos de las ciencias biológica, psicológica y sociales”) está escrito por dos co-autores, distinguidos eruditos, el Dr. Lawrence S. Mayer y el Dr. Paul R. McHugh. Juntos, ambos investigadores quienes poseen impecables e impresionantes credenciales, revisaron aproximadamente 200 artículos de investigación sobre sexualidad y género.

El Dr. Mayer, quien es un académico en residencia del Departamento de Psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y profesor de estadística y bio-estadística en la Universidad Estatal de Arizona, escribió en el prefacio que al escribir el reporte había “consultado a varios individuos quienes pidieron que no se les agradeciera por su nombre”. Él explicó que, “Algunos temían una respuesta de enojo de los elementos más activistas de la comunidad LGBT; otros temían una respuesta de enojo de los elementos más estridentes de comunidades religiosas conservadoras.”

Mayer también afirmó que “Yo apoyo con fuerza la igualdad y me opongo a la discriminación contra la comunidad LGBT, y he testificado a su favor como experto en estadística.” Después dedicó su trabajo en el reporte, “primero, a la comunidad LGBT, que carga con una desproporcionada tasa de problemas de salud mental comparativamente con la población en conjunto…Y sobre todo…a los niños y niñas quienes luchan con su sexualidad y género.”

El Dr. Mc Hugh quien es profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins trabajó como psiquiatra-en-jefe en el Hospital Johns Hopkins durante veinticinco años y se especializó en el tratamiento del trastorno mental, ahora conocido como “Disforia de Género”.

Ambos investigadores expresaron compasión por aquéllos que luchan con estas condiciones y por la necesidad de investigaciones válidas en una diversidad de áreas.

Abajo una serie de importantes descubrimientos contenidos en el reporte:

Principales Hallazgos sobre Orientación Sexual:

·         El entendimiento de la orientación sexual como propiedad innata, biológicamente inamovible de los seres humanos – la idea de que los individuos “nacen así” --- no es avalada por la evidencia científica.
·         Mientras que hay evidencia de que factores biológicos tales como los genes y hormonas están asociados con comportamientos sexuales y atracciones, no existen causales convincentes de explicación biológica para la orientación sexual humana. Mientras que diferencias menores en las estructuras cerebrales y en la actividad cerebral entre individuos homosexuales y heterosexuales han sido identificados por investigadores, dichos resultados neurobiológicos no demuestran si esas diferencias son innatas o son el resultado de factores del medio ambiente y psicológicos. 
·         Estudios longitudinales de adolescentes sugieren que la orientación sexual puede ser bastante fluida durante el curso de la vida de algunas personas, con un estudio que estima que hasta el 80% de adolescentes varones quienes reportaron atracción al mismo sexo, no lo están cuando pasan a la edad adulta (aunque el alcance por la cual esta figura refleja cambios actuales en atracciones del mismo sexo, y no sólo muestras del proceso de encuesta, ha sido refutado por algunos investigadores). 
·         Comparados con heterosexuales, los no-heterosexuales tienen una tendencia de dos a tres veces más el haber experimentado abuso sexual durante su niñez.

Importantes Descubrimientos Sobre Sexualidad, Resultados de Salud Mental y Estrés Social.

·         Comparados con la población en general, las sub-poblaciones no-heterosexuales se encuentran en riesgo elevado de una serie de resultados adversos de salud y de salud mental. 
·         Se estima que miembros de la población no-heterosexual tienen un riesgo de 1.5 veces mayor de experimentar trastornos de ansiedad que miembros de la población heterosexual, así como también aproximadamente el doble del riesgo de depresión, 1.5 veces más riesgo de abuso de substancias y cerca de 2.5 veces más riesgo de suicidio. 
·         Miembros de la población transgénero están también en mayor riesgo de una variedad de problemas de salud mental, comparados con miembros de la población no-transgénero. Especialmente alarmante, la tasa de intentos de suicidio durante la vida en todas las edades de los individuos transgénero se estima en 41%, comparado con menos del 5% en la totalidad de la población norteamericana. 
·         Existe evidencia, no obstante limitada, que los factores estresantes sociales tales como la discriminación y el estigma, contribuyen a un elevado riesgo de resultados de precaria salud mental para poblaciones no-heterosexuales y transgénero.  Son necesarios más estudios longitudinales de alta calidad para que el “modelo de estrés social” sea una herramienta útil para el entendimiento de asuntos de salud pública.

Importantes Descubrimientos Sobre Identidad de Género:

·         La hipótesis de que la identidad de género es una propiedad innata y fija de los seres humanos y que es independiente del sexo biológico –que una persona puede ser “un varón atrapado en el cuerpo de una mujer” o “una mujer atrapada en el cuerpo de un varón” –no está respaldada con evidencia científica. 
·         De acuerdo con una estimación reciente, cerca del 0.6% de adultos norteamericanos se identifican con un género que no corresponde con su sexo biológico. 
·         Estudios comparativos de las estructuras cerebrales de individuos transgénero y no-transgénero, han demostrado débiles correlaciones entre la estructura cerebral y la identificación con otro-género.  Estas correlaciones no proveen ninguna evidencia con base neurológica para la identificación con otro-género. 
·         Comparados con la población en general, los adultos que se han efectuado cirugía de reasignación de sexo, continúan teniendo un alto riesgo de experimentar bajos resultados de salud mental.  Un estudio encontró que, comparados con controles, los individuos con sexo reasignado tenían hasta 5 veces mayores posibilidades de intentar el suicidio y cerca de 19 veces más posibilidades de morir por suicidio. 
·         Los niños(as) son un caso especial en lo que se refiere al asunto transgénero.  Sólo una minoría de niños(as) quienes experimentan identificación con otro género continuarán haciéndolo en la adolescencia o en la edad adulta. 
·         Hay poca evidencia científica del valor terapéutico de intervenciones que retrasan la pubertad o modifican las características sexuales secundarias de adolescentes, aunque algunos niños(as) pueden haber mejorado su bienestar psicológico si son animados y apoyados en su identificación con otro sexo.  No existe evidencia de que todos los niños(as) que expresan pensamientos atípicos de género o comportamiento deban ser alentados a volverse transgénero.

No hay nada sorprendente en este reporte.

Por un tiempo, Family Watch y otros grupos pro-familia han estado usando muchos de estos mismos descubrimientos para favorecer y apoyar políticas basadas en investigaciones científicas y en sentido común.

El valor de este nuevo análisis sin embargo, es que es un análisis tan completo que evalúa virtualmente toda la investigación relevante en estas áreas y que ha sido hecha por dos académicos de talla mundial.

La sección del reporte que trata sobre transgenerismo es especialmente oportuna.

El hecho de que dos investigadores altamente calificados hayan hecho un análisis tan exhaustivo, revisado las investigaciones existentes y hayan llegado a conclusiones, debería tener un importante impacto en políticas relativas al transgenerismo en EEUU y en todo el mundo.

Su reporte advierte del daño potencial para niños con confusión de género causada por las actuales políticas “políticamente correctas” buscando afirmar en ellos su confusión de género. Ellos advierten especialmente en contra de la práctica difundida en la profesión médica de administrar peligrosos medicamentos  bloqueadores de pubertad.

Mientras que gran parte del reporte es insinuado en el “habla académica” tradicional, el Dr. Mayer en su prefacio a este reporte es bastante claro cuando escribe:

“Los niños y niñas son un caso especial en lo que se refiere a asuntos de género.  Durante el curso de su desarrollo, muchos niños(as) exploran la idea de ser del sexo opuesto.  Algunos niños(as) pueden haber mejorado su bienestar psicológico si son animados y apoyados en su identificación con el sexo opuesto, especialmente si la identificación es fuerte y persistente al paso del tiempo.  Pero casi todos los niños y niñas finalmente se identifican con su sexo biológico. La creencia de que un niño(a) de dos años, habiendo expresado pensamientos o comportamientos identificados con el sexo opuesto pueda ser etiquetado para toda la vida como transgénero, no tiene en absoluto ningún respaldo en la ciencia. Ciertamente,  creer que todos los niños(as) que tienen pensamientos atípicos de género  o del  comportamiento en algún punto de su desarrollo especialmente antes de la pubertad, sería perverso pensar que éstos deberían ser alentados para convertirse en transgénero.” (Énfasis agregado).

Tristemente, activistas militantes de derechos sexuales rutinariamente tergiversan, niegan o ignoran el conocimiento de sólida investigación y experiencia clínica en estas áreas.

Irónicamente este análisis de investigación muestra que muchos padres, doctores, legisladores y funcionarios escolares quienes promueven el enfoque de confusión de género: nacido-en-el-cuerpo-equivocado-así-es-que-debemos-afirmar-el-comportamiento-del-género-opuesto, están siendo engañados por aquellos quienes o han ignorado por completo o han deformado a propósito la ciencia.

Las personas que promueven este enfoque de afirmación de identidad transgénero, mientras que quizá hayan sido bien intencionados, pueden finalmente terminar hiriendo a la misma gente que están tratando de ayudar, al impulsar cirugías irreversibles que pueden mutilar o dañar a niños y niñas o prescribiéndoles terapias hormonales de alteración de por vida que pueden resultar en infertilidad y en otros daños.

La verdad es que aún no sabemos todos los impactos negativos a largo plazo que estos controvertidos “tratamientos” pueden tener en los pacientes. Existen muchos informes de individuos quienes han pasado por dichos tratamientos que se han arrepentido y aún han tratado de revertirlos. (Ver SexChangeRegret.com)

Activistas radicales de derechos sexuales sin duda intentarán retar las conclusiones científicas elaboradas por estos eminentes investigadores –siempre lo hacen.

Pero una vez más, la ciencia es clara, y activistas de derechos sexuales deberían ser presionados a confrontar los irrefutables hechos que han sido descubiertos en este relevante reporte.

Para proteger a la niñez en las escuelas y en sus asambleas legislativas de esta dañina agenda, por favor difunda esta información en todas partes.

Cordialmente


SHARON SLATER
Presidente de FWI



Publicar un comentario