Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

jueves, 15 de octubre de 2015

Papa Francisco frena desinformación de los medios en visita a EEUU

Feministas de género, promotores del control natal y activistas homosexuales no están contentos

Es hora de guardar las camisetas con la frase “¿Quién soy yo para juzgar?”. 

Desde hace un tiempo los activistas homosexuales la usaron hasta el cansancio pues pensaron que el Papa les estaba dando su aprobación. Hoy se ha visto sin lugar a dudas que el Papa Francisco nunca estuvo cerca de cambiar la doctrina católica acerca del matrimonio y la moral sexual. 

El Papa Francisco se ha mostrado en toda su magnitud en el Encuentro Mundial de Familias en Filadelfia donde defendió el matrimonio entre hombre y mujer y la crianza de los hijos en términos nada ambiguos. 

En el “festival de las familias” habló de cómo “de una mujer, María, y de este hombre, José, se crea una familia a la cual Dios mismo viene”. Y nuevamente en su homilía de cierre enfatizó que “la palabra del Señor (que)…invita a aquellos que quieren compartir la profecía de  la alianza de un hombre y una mujer que genera la Vida y revela a Dios mismo”. 

Mensaje directo a la Corte Suprema de Estados Unidos: ¡El matrimonio es una alianza entre un hombre y una mujer que genera la vida y revela a Dios mismo!

Las relaciones entre dos personas del mismo sexo que no generan vida y tampoco revelan a Dios, y sean lo que fueren, no constituyen un matrimonio. 

Luego en Naciones Unidas señaló lo siguiente: 

“Sin el reconocimiento ciertos inequívocos limites éticos naturales y sin la inmediata implementación de aquellos pilares del desarrollo humano integral, el ideal de “salvar a las siguientes generaciones de la calamidad de la guerra” (preámbulo de la Carta de Naciones Unidas), y de “promover el progreso social y mejores estándares de vida en mayor libertad” (ibid.) corre el riesgo de volverse una ilusión insostenible, o aún peor, un discurso inútil que encubre todo tipo de abusos y corrupción, o usarse para llevar a cabo una colonización ideológica por la imposición de modelos anómalos y estilos de vida que son ajenos a la identidad de las personas y, al final, son irresponsables". [la Cursiva es nuestra]

Anómalo en castellano significa anormal. De modo que, ¿cuáles son los “modelos y estilos de vida” que el Papa está criticando aquí? Se está refiriendo al intento de Naciones Unidas de imponer la ideología de género, el control poblacional, y el matrimonio homosexual en países y personas alrededor del mundo. La forma breve en que denomina a esta agenda de muerte y deshumanización es “colonización ideológica”. 

El mensaje del Papa sobre el matrimonio se vio reforzado por su encuentro no tan secreto con la valiente Kim Davis, la perseguida funcionaria del condado de Kentucky que fue encarcelada por negarse a emitir licencias de matrimonio a parejas homosexuales. 

Los medios de comunicación, enojados por el apoyo evidente del Papa a Kim Davis, ha tratado de descartar este gesto calificándolo como un "encuentro casual".

Pero pensemos un poco para ver si es posible que la versión mediática tendría posibilidades de ser cierta. Este supuesto "encuentro casual" fue organizado por el arzobispo Vigano, representante del Papa en EE.UU., y tuvo lugar en la propia embajada del Vaticano en Washington, DC, a la que Davis fue transportada por la seguridad del Vaticano. Incluso se le pidió a Kim que recogiera su larga cabellera en un moño para que no fuera tan fácil de reconocerla. ¿Le parece a usted que esto pueda ser calificado como un encuentro casual?

Hasta donde sabemos, el Papa tuvo palabras de ánimo para que Kim Davis siga en la lucha. Según Liberty Counsel, cuando el Papa entró en la habitación le estrechó las manos de Kim y le pidió que “se mantuviera firme”. El mostró que estaba muy pendiente de su caso y quería que ella supiera que rezaba por ella y le daba todo su apoyo. 

En el camino de regreso a Roma, el Papa Francisco dijo a los periodistas en clara referencia a Kim Davis: "La objeción de conciencia es un derecho que forma parte de todos los derechos humanos. Es un derecho. Y si una persona no permite que otros sean un objetor de conciencia, se niega un derecho. La objeción de conciencia debe entrar en toda estructura jurídica, ya que es un derecho, un derecho humano".

Los reporteros luego lo presionaron sobre la cuestión de si este derecho incluye funcionarios del gobierno como Kim, el Papa respondió: "Es un derecho humano y si un funcionario público es una persona humana, tiene ese derecho." 

Por último, quiero citar las palabras del Papa Francisco en la misa de apertura del Sínodo sobre la familia, que constituye una especie de golpe de gracia para aquellos que pensaban que este Papa cambiaría los fundamentos de la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y el divorcio.

El rol de la Iglesia, señaló, es “llevar a cabo su misión en la verdad, la cual no cambia por las modas pasajeras o la opinión pública. La verdad, que protege a las personas y a la humanidad en su conjunto de la tentación del egocentrismo y de convertir el amor fecundo en egoísmo estéril, y (de convertir) la unión fiel en lazos temporales”. 

Las alianzas matrimoniales entre un hombre y una mujer son la definición misma del amor fecundo, ya que no son transitorios sino permanentes, y no son estériles, sino abiertas a la vida.

Egoísmo estéril, por otro lado, es definido como el sexo anticonceptivo, es decir, por actos que son, por definición, estériles y por tanto egoístamente se vuelven sobre sí mismos. Esto es cierto si los medios anticonceptivos son químicos, quirúrgicos o biológicos (como es el caso de dos mujeres, por ejemplo). Estos actos, que no son abiertos a la vida, no tienen fin fuera de sí mismos.

El Papa Francisco citó a su antecesor el Papa Benedicto: “Sin verdad, la caridad cae en mero sentimentalismo. El amor se convierte en un envoltorio vacío que se rellena arbitrariamente. Éste es el riesgo fatal del amor en una cultura sin verdad“. (BENEDICTO XVI, Caritas in Veritate, 3).

Los medios de comunicación han malinterpretado deliberadamente la compasión del Papa para los individuos que luchan con sus problemas matrimoniales o sexuales transformándolos en una supuesta señal de cambios en los fundamentos de la doctrina católica acerca del matrimonio y al sexualidad. 

El Papa Francisco como los 265 papas que lo precedieron, defenderá la Verdad. El dirá, como el Cardenal Erdó lo hizo en el primer día del Sínodo, que la gente en relaciones del mismo sexo debe ser tratada con respeto y sensibilidad, pero que sus relaciones no tienen nada que ver con un matrimonio. Afirmará que los matrimonios católicos son indisolubles, y que aquellos que se vuelven a casar fuera de la Iglesia deberían pedir al Señor que venga a ellos espiritualmente, en lugar de recibir la Eucaristía. 

Al final, “the Rock will not roll”, la Roca se mantendrá firme y no se moverá.

Autor: Steve Mosher - Presidente del Instituto de Investigación en Población (Population Research Institute)

Publicar un comentario