Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

viernes, 2 de septiembre de 2011

“Reducción de gemelos” en procedimientos de fertilización artificial

(Argentinos Alerta) En poco tiempo la Cámara de Diputados de la Nación debatirá la aprobación de la ley de fecundación artificial. Mientras que se hace énfasis en la felicidad por el hijo deseado, se oculta la forma en la que muchas vidas humanas son manipuladas y “reducidas”. Es muy común que estos procedimientos den lugar a embarazos múltiples. A continuación, luego de las primeras semanas de embarazo, se lleva a cabo un procedimiento de “reducción embrionaria” dentro del seno materno. En esta nota queremos dar a conocer esta terrible realidad en base a un artículo que publicó The New York Times bajo el título: “embarazo 2 menos 1”. La versión impresa del artículo salió en la revista del domingo 14 de agosto de dicho diario bajo el título de “selección antinatural”.

La nota describe las impresiones de pacientes y médicos en los casos de gemelos cuando la paciente solicita “reducir” (abortar) a uno de ellos. Estos testimonios permiten tomar conciencia del grado de deshumanización, manipulación y desprecio hacia la vida humana en los procedimientos de fertilización artificial. La mayoría de los pacientes y médicos sienten un gran remordimiento al realizar estos procedimientos y es peor cuando los gemelos son de distinto sexo. Incluso médicos que están a favor del aborto, se oponen a la presión del paciente por eliminar a alguno de los gemelos. Para el médico el procedimiento es sumamente incómodo pues debe estar viendo en el equipo de ultra sonido a cuál de los dos gemelos le va a inyectar con una la solución concentrada de cloruro de potasio. En cambio, en los abortos por aspersión, nadie le ve la cara al bebito.

Traducimos a continuación los párrafos más relevantes del artículo:

The New York Times: embarazo 2 menos 1 (the two-minus-one pregnancy)

“Mientras Jenny estaba en la mesa de examen del obstetra, se alegró cuando el técnico apagó la pantalla del ultrasonido que estaba sobre su cara. No quería ver las dos sombras flotantes en su interior. Desde que tomó su decisión, ella había tratado de no pensar acerca de ellos, aunque a menudo no podía pensar en otra cosa. Ella tenía 45 y estaba embarazada después de seis años de pagar tratamientos de fertilidad, inyecciones para ovular, óvulos de donantes y decepción y, sin embargo, allí estaba ella, con 14 semanas de embarazo, eligiendo extinguir a uno de los dos fetos sanos, casi como tener la mitad de un aborto. A medida que el médico insertó la aguja en el abdomen de Jenny, con el objetivo de alcanzar a uno de los fetos, Jenny trató de no flaquear, atrapada entre un alivio intenso y una culpa intensa.”

"Las cosas hubieran sido diferentes si fuésemos 15 años más joven, o si no hubiésemos tenido hijos, o si estuviésemos más seguros financieramente", dijo ella más tarde. "Si yo hubiese concebido estos gemelos naturalmente, no habría reducido este embarazo, porque te sientes como si hay un orden natural, entonces no quiero alterarlo. Sin embargo, hemos creado este niño de una manera tan artificial - en un tubo de ensayo-, eligiendo una donante de óvulos, depositando el embrión dentro de mí -y de alguna manera-, tomando una decisión acerca de cuántos de llevar parecía ser simplemente otra elección más. Para empezar, el embarazo fue en todo tan consumista, y esto se convirtió también en otra cosa que podríamos controlar."

“A pesar de sus éxitos, la medicina reproductiva ha producido una paradoja: al crear vida donde no parecía posible, los médicos suelen generar más fetos de lo que pretenden. En la década de 1980, idearon una vía de escape para hacer frente a estos megaembarazos, terminando todos salvo dos o tres fetos para reducir los riesgos para las mujeres y los bebés que se llevaron a casa. Pero lo que comenzó como una intervención para circunstancias médicas extremas, silenciosamente se ha convertido en una opción para las embarazadas de gemelos”.

“Este cambio ha hecho que algunos médicos se sientan incómodos, y muchos de los que realizan las reducciones de embarazo se niegan a ir por debajo de los gemelos. Después de ser rechazado por los médicos cerca de su casa, Jenny se puso en línea y encontró a la Dra. Joanne Stone, cabecera de la unidad de medicina materno-fetal de Mount Sinai. Jenny viajó miles de kilómetros para llegar allí. Todavía está resentida con el doctor cercano a su casa que despectivamente le dijo que ahorrara y que comprara pañales a granel.”

“La justificación para la eliminación de algunos fetos en un embarazo múltiple fue siempre para aumentar las probabilidades de una mujer de llevar a casa un bebé sano, porque los riesgos médicos se elevan con cada feto. El procedimiento, que normalmente se realiza en torno a la semana 12 de embarazo, supone una inyección mortal de cloruro de potasio en el tórax fetal. El feto muerto se encoge con el tiempo y permanece en el útero hasta el parto. A algunos médicos la reducción les resulta insoportable, sobre todo porque el procedimiento es visto en la ecografía, lo que lo hace explícitamente visible, lo que no ocurre en el caso del aborto. Incluso algunos médicos que se oponían al aborto, están de acuerdo en que era mejor salvar a algunos fetos antes que arriesgar a todos.”

Publicar un comentario