Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

jueves, 22 de septiembre de 2011

Apuradas por matar niños

Fuente: Population Research Institute www.lapop.org

En Junio reportamos la conferencia de prensa en la que grupos feministas denunciaban las esterilizaciones forzadas del gobierno de Alberto Fujimori, 4 días antes de las elecciones. (Ver video para que las escuchen de propia voz) En esa ocasión dijimos y -lo reiteramos ahora – que, estas mismas llamadas “defensoras de los derechos de las mujeres”, eran socias del gobierno fujimorista en sus programas de planificación familiar y salud reproductiva. El programa se llamó Reprosalud, recibió 25 millones de dólares de la agencia de cooperación internacional de Estados Unidos (USAID) con magníficos sueldos para muchas de estas señoras ahora “denunciantes”. El contingente de empleados del Movimiento Manuela Ramos a cargo del referido proyecto creció de 40 personas a más de 250 a tiempo completo.

Para mala suerte de ellas, PRI (Population Research Institute) recuerda muy bien. PRI organizó un equipo de especialistas y de trabajo de campo y contribuyó decisivamente a esas primeras denuncias. PRI presentó los testimonios y las evidencias documentarias al Congreso de Estados Unidos. No fueron ellas las que denunciaron los abusos, fue la Iglesia Católica, principalmente el Cardenal Juan Luis Cipriani y Monseñor Luis Bambarén, acompañados por un grupo de laicos entre los que destacó Rafael Rey. Las feministas que hoy hacen las denuncias se quedaron calladas entre 1996 y 1997 mientras 300,000 mujeres pobres eran esterilizadas para no morder las manos que las alimentaban (o mejor dicho, las cebaban).

Por eso hoy, no les creemos cuando hablan de “derechos de las mujeres”: Se quedaron calladas mientras miles de mujeres peruanas eran presionadas para esterilizarse a cambio de alimentos o servicios de salud, engañadas por la información sesgada que les daba personal médico con cuotas de esterilizaciones, y algunas de ellas sacadas literalmente de sus casas al susto, a la fuerza. Y en un acto de desvergüenza total, incluso hoy, se atreven a acusar a quienes en esos años verdaderamente defendieron a las mujeres pobres de los sitios más alejados del Perú. ¡Qué poca vergüenza!

En base a estas denuncias con la cual colaboró el PRI en 1998 se produjeron dos cosas. La primera, es que toda la cooperación de Estados Unidos se detuvo (única forma de detener la férrea voluntad antinatalista de Fujimori). La segunda, es que estas señoras se quedaron sin sus sueldos en dólares.

Ahí fue que recién “se colgaron” a las denuncias de esterilizaciones. Claro, tuvieron un momento de confusión. Más confusas las que recibían más, menos confusas las que no estaban en el centro de la repartija en Reprosalud. Para que no quede dudas de las motivaciones, todos y cada uno de los dólares de Reprosalud fue usado mucho tiempo después que se hicieran conocer los abusos en nombre de la “salud reproductiva”. Me imagino a muchas de ellas yendo a escondidas al banco a cobrar el dinero producido por las acciones políticas de quienes denunciaban públicamente. ¿Esquizofrenia? No, de ninguna manera. Total coherencia con su bolsillo.

Una feminista cuenta la historia

Dado que el PRI podría ser acusado de tener cierta antipatía hacia estos grupos feministas que promueven el aborto, citamos el libro de una feminista que cuenta la historia de esos años: Maruja Barrig en su libro “Persistencia de la Memoria. Feminismo y Estado en el Perú de los 90” donde se ofrece detalles de cuál fue la actitud de las organizaciones feministas frente a las esterilizaciones del gobierno de Fujimori. El libro está accesible en internet aquí:

Tres citas me parecen memorables para describir el talante “ideológico” de estas señoras que formaron la llamada “Mesa Tripartita” (gobierno, cooperación internacional y ONGs feministas) para llevar adelante la política antinatalista de Fujimori:

a. Barrig señala: ““Una de las cosas que ha limitado la capacidad de la Mesa para intervenir con oportunidad, como en el caso de las AQV, es justamente su composición, porque es muy difícil ponerse de acuerdo allí adentro, la impresión es de que nadie quiere “pisar los callos” de nadie” (pág. 15)

b. También reseña que “el 5 de Febrero de 1999, casi dos años después de constituirse, se publica un comunicado de la Mesa Tripartita sobre la aplicación del AQV, donde se opina que la información de que en el Perú se aplica un Programa de Esterilización” (pág. 30).

c. El Presidente Alberto Fujimori, citado por Barrig, señaló que “aunque parezca difícil de creer, algunas organizaciones no gubernamentales que probablemente no tuvieron la participación presupuestal que esperaban, se sumaron a la campaña de algunos medios de comunicación y sectores políticos que, traicionando sus principios, actuaron en contra de los programas de salud reproductiva”. (Pág. 34).

No es, pues, amor al chancho sino a los chicharrones

En Junio también dijimos que su “denuncia” (4 días antes de las elecciones) era la búsqueda de otro chancho para otros chicharrones. Dijeron esa vez, que no era parte de la campaña de la candidatura de Humala, insultando así la inteligencia del electorado que tiene memoria política. Y claro, confiando en la mala memoria de los demás.
Parece que en el inicio de este nuevo gobierno a algunas de ellas les ha resultado el jueguito que ya conocen y están bien colocadas en algunos puestos dotados de jugosos sueldos. Mencionamos solo algunas.

Ministerio de la Mujer (bajo las alas protectoras de Mocha):

Viceministra: Rocío Villanueva Flores, vinculada a Manuela Ramos y ex Adjunta para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo.
Jefa del Gabinete de Asesores: Diana Miloslavich Túpac, Coordinadora del Programa Participación Política y Descentralización del Centro Flora Tristán.
Directora General de la Dirección General de la Mujer: María Ysabel Cedano, abogada, miembro de Lesbianas Feministas Independientes Socialistas de Lima (LIFS), ex directora de la ONG Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer (DEMUS) y coordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM).

Ministerio de Salud:

Asesora de Viceministro de Salud: Susana Chávez, directora de PROMSEX, Coordinadora de la Red para América Latina y el Caribe de International Consortium for Medical Abortion – ICMA (Consorcio Internacional para el Aborto con Medicamentos). En América Latina esta organización cambia su nombre a CLACAI, Consorcio Latinoamericano contra el Aborto Inseguro, donde Chávez figura como secretaria Ejecutiva para América Latina. La finalidad de ICMA y CLACAI es la misma: promover el aborto con el uso del fármaco misoprostol evadiendo las leyes..

Ministerio de Educación:

Directora de Capacitación Docente: Eliana Cano, Presidenta de las llamadas “Católicas por el Derecho a Decidir” con un sueldo mensual de 15,000 nuevos soles (algo más de 5,500 dólares)
¿Faltará beneficiar a alguna de las organizaciones abortistas en el Perú? Preocupación que deben tener estas señoras para no “pisarse los callos” y volver a dividirse. Por ahora todas están unidas detrás de Mocha y su propuesta del llamado “protocolo de aborto terapéutico”. Seguramente porque ahí es donde ahora está el dinero.

Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigación en Población (Population Research Institute), una organización sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblación en el mundo.
(c) 2007 Population Research Institute.

Para suscribirse a la versión en español del Informe Semanal del PRI envíe un correo electrónico a: boletin@lapop.org

El Instituto de Investigación en Población (Population Research Institute) está dedicado a terminar con los abusos contra los derechos humanos cometidos en nombre de la planificación familiar y acabar con los contraproducentes paradigmas sociales y económicos derivados de la falacia de la "sobrepoblación".

En América Latina puede contactarse con:

Carlos Polo Samaniego
Director de la Oficina de América Latina
Correo Electrónico: carlospolo@lapop.org
Teléfono: (511) 4365835

Publicar un comentario