Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

lunes, 9 de noviembre de 2009

La corrupción y los engaños en las sectas religiosas

Estas son noticias recurrentes, las sectas son un gran negocio

Veamos la noticia publicada hoy por el diario El Comercio:

¿Otro 'Pare de sufrir'? Lo denuncian por beneficiarse con recursos de su iglesia

Líder de la Iglesia Cristiana Pentecostal en el Perú inscribió más de 176 propiedades del movimiento con otra razón social, en la que él figura como presidente.

Una historia que ya se conoce. Hace casi ya tres meses fue denunciado el líder de la secta “Pare de sufrir”, a quien se le acusó de beneficiarse económicamente de los ingresos de su iglesia. Esta vez es el turno de Rodolfo González Cruz, líder en Perú de la Iglesia Cristiana Pentecostal Movimiento Misionero Mundial INC.

La denuncia fue formulada por nada menos que su yerno, Fernando Moreno, ex vicepresidente del movimiento hace ya 4 años, en Puerto Rico, donde reside la sede principal de la mencionada iglesia. Sin embargo, González Cruz ha continuado con sus dudosos actos y ahora es Moreno quien podría terminar en la cárcel.

LAS JUGADAS DE UN LÍDER

“Tenemos más de 2,200 iglesias en el Perú y creo que ya pasamos de los 2 ó 3 millones de fieles”, reconoció González Cruz al programa periodístico “Cuarto Poder”. Los números no dejan de dispararse: es propietario del canal 45, que se emite en señal abierta, de 50 canales en provincia, de 45 emisoras en todo el país, de 13 colegios y de las ofrendas de los diezmos. “En estos momentos maneja unos 2 millones de soles mensuales (unos 690,000 dólares americanos)”, afirma Moreno.

Las suspicacias, recogidas por Moreno, surgen por el modus operandis del líder: inscribió las más de 176 propiedades que el movimiento adquirió en el país bajo una nueva razón social llamada “Iglesia Cristiana Pentecostés Movimiento Misionero Mundial”, en la que figura él como presidente (en lugar de la institución real: Iglesia Cristiana Pentecostal Movimiento Misionera Mundial INC).

Desde Puerto Rico, el presidente del movimiento, Samuel Rondón, tomó la denuncia de Moreno e instó a González Cruz a que pase las propiedades a nombre del verdadero movimiento. Él reconoció su error pero hasta ahora no hizo ninguna modificación.

En cambio, expulsó a Moreno de la iglesia y tanto él como su familia tuvieron que irse a Estados Unidos. Una última decisión fue la gota que rebalsó el vaso: le dejó un colegio a nombre de su yerno, para que termine de pagar las 11 cuotas del crédito hipotecario, algo que González Cruz nunca hizo.

Cuando Moreno regresó a Lima y reclamó la propiedad del colegio (algo similar pasó con su casa, la cual perdió por completo) se inició una gresca llena de vandalismo, donde los miembros del movimiento agredieron violentamente a los inquilinos.

Y ya en el colmo, Moreno ha sido acusado de ser el inductor de la gresca callejera y se dejó libres a los del movimiento. ¿Quién fue el juez que tomó esta decisión? Un miembro del movimiento. Este 17 de noviembre será la lectura de Fernando Moreno.
Publicar un comentario