Entrada destacada

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO, SUS PELIGROS Y ALCANCES

domingo, 18 de mayo de 2008

Teoría de la Cábala

Del hebreo qabbalah, "escrituras posteriores a las mosaicas"

El término es actualmente usado como un nombre técnico para el sistema de teosofía esotérica el cual por muchas generaciones ha jugado una parte importante, principalmente entre los judíos, después de los comienzos del siglo décimo de nuestra era. Éste primeramente significa recepción, y, en segundo lugar, una doctrina recibida por tradición oral. Su aplicación ha tenido grandes variaciones en el curso del tiempo, y es sólo desde los siglos once o doce que el término Kabbala (Cábala) se ha convertido en la denominación exclusiva para el sistema de filosofía religiosa judía que pretende haber sido ininterrumpidamente transmitida por las bocas de los patriarcas, profetas, ancianos, etc., por siempre desde la creación del primer hombre.

Las dos obras que los defensores de este sistema consideran como exposiciones autorizadas de sus doctrinas son el Libro de la Creación y el Zohar.

I. El libro de la creación

El Libro de la Creación es un corto tratado que consta de seis capítulos subdivididos en treinta y tres secciones muy breves. Está escrito en Hebreo Mishnic (El idioma Hebreo Mishnic difiere de Hebreo bíblico por características filológicas notables. En él se admiten influencias del arameo, el persa, el griego y el latín), y está compuesto de sentencias dogmáticas. Declara ser un monólogo del patriarca Abraham, quien enumera los treinta y dos caminos de sabiduría por los cuales Dios produjo el universo quien muestra la relación que atribuye existen entre las cosas visibles y las letras que son los signos de las ideas, el modo en el cual todo ha emanado de Dios y es inferior a El.

II. El Zohar

El Zohar, o segundo trabajo explicativo de la Cábala, ha sido llamado con justicia la "Biblia" de los cabalistas. Está escrito en arameo, y su porción principal es la forma de un comentario sobre el Pentateuco de acuerdo a su división más moderna en cincuenta y dos lecciones semanales. Su título Zohar (luz, resplandor) es obtenido de las palabras del Génesis 1:3 ("Que haya luz") con la exposición de las cuales comienza. Es un trabajo compilatorio, donde algunos fragmentos de antiguos tratados pueden todavía encontrarse. Lo siguiente es un breve recuento de los principales contenidos doctrinales, hermenéuticos y teúrgicos del Zohar.

A. Contenido doctrinario del Zohar

1. El Primer Mundo

Considerado en Sí Mismo, el Ser Supremo es el En-Soph (Sin Final, Infinito) y, en un cierto sentido, el En (No-existente) puesto que la existencia es en la concepción humana una limitación que como tal no puede ser pronosticada por él. Nosotros podemos concebir y hablar de Dios sólo en cuanto Él se revela y, así como tal, se actualiza a Sí Mismo en o a través del Sephirot.

Su primera revelación fue por la vía de la concentración en un punto llamado la primera Sephira (la Corona) la cual es apenas diferenciable de la En-Soph de Quien ella emana, y la cual está expresada en la Biblia por el Ehieyeh (Yo Soy). Desde la primera Sephira procede una potencia masculina o activa llamada sabiduría, representada en la Biblia por Yah, y un opuesto, esto es, una potencia femenina o pasiva, llamada inteligencia y representada por Yahvé. Estas dos potencias opuestas están acopladas juntas por la "Corona", y así producen la primera trinidad del Sephiroth.

De la unión de las tendencias opuestas emanan una potencia masculina llamada amor, la cuarta Sephira, representado por el bíblico El, y la femenina justicia única, la quinta Sephira, representada por el nombre Divino Elohah. De ellas otra vez emanados en la Biblia por Heloim. Y así es constituida la segunda trinidad del Sephiroth.

En su girar, la belleza es irradiada delante de la séptima Sephira, la potencia masculina, solidez, correspondiente a Yahvé Sabaoth, y esto además produce la potencia femenina, resplandor, representada por Elohe Sabaoth. Desde el resplandor emana la novena Sephira, cimiento, que responde al Divino nombre El-Hai y completa la tercera trinidad del Sephiroth.

Por último, el resplandor enviado delante del reino, el décimo Sephira, el cual envuelve a todos los otros y es representado por Adonai.

Esos diez Sephiroth son manifestaciones de En-Soph, formando entre ellos mismos y con El una rigurosa unidad, de la misma manera que los rayos que proceden de la luz son simplemente manifestaciones de una y la misma luz. Ellos son eternos y perfectos cuando el En-Soph les entrega Su plenitud, y finitos e imperfectos cuando esa plenitud es retirada de ellos (Ginsburg). En su totalidad, ellos representan y son llamados el hombre arquetípico, sin quien la producción de mundos permanentes era imposible. De hecho, ellos constituyen el primer mundo, o mundo de emanaciones, el cual es perfecto e inmutable debido a su directa procedencia de la Deidad.

2. El Segundo, Tercero y Cuarto Mundos.

Emanando inmediatamente de ese primer mundo está el mundo de creación, diez Sephiroth los cuales son de una más limitada potencia, y cuyas substancias son de la naturaleza más pura. Desde el mundo de creación procede el mundo de formación, con sus menos refinados diez Sephiroth, aunque sus substancias son todavía inmateriales. Finalmente, desde este tercer mundo procede el mundo de acción o material, los diez Sephiroth de que están hechos los toscos elementos de los otros mundos.

3. Los Ángeles

De aquellos mundos, el segundo, aquel de creación, está habitado por el ángel Metatron, quien gobierna al mundo visible, y es el capitán de las huestes de los ángeles buenos quienes en diez rangos pueblan el tercer mundo, aquel de formación. Los demonios o ángeles malos habitan el cuarto mundo, aquel de acción, las más bajas regiones del cual se constituyen en los siete salones infernales en donde los demonios torturan a los pobres mortales a quienes ellos sedujeron al pecado en esta vida. El príncipe de los demonios es Samael (el "ángel del veneno o de muerte"); él tiene una esposa llamada la Ramera; pero ambos son tratados como una persona, y son llamados "la Bestia".

4. Hombre

El Hombre no fue directamente creado por En-Soph, sino por el Sephiroth, y es la contraparte del hombre arquetípico. Su cuerpo es simplemente una vestimenta para su alma. Como Dios, él tiene una unidad y una trinidad, este último ser compuesto del espíritu representando el mundo intelectual, el alma representando el mundo de los sentidos, y la vida representando el mundo material. Las almas son pre-existentes destinadas a habitar en cuerpos humanos, y sujetas a la trasmigración hasta que finalmente ellas regresan a Dios.

5. Destino del Mundo

El mundo también incluyendo a Samael mismo, retornará finalmente -- con el advenimiento del Mesías nacido en el fin de los días -- al seno de la Fuente Infinita. Entonces el Infierno desaparecerá y comienza la dicha infinita.

B. Contenido Hermenéutico del Zohar

Todas estas doctrinas esotéricas de la Cábala supuestamente están contenidas en las Escrituras Hebreas, las que, sin embargo sólo pueden ser percibidas por aquellos iniciados en ciertos métodos hermenéuticos (la hermenéutica es el arte de interpretar textos sagrados). Los siguientes son los tres métodos principales para descubrir los misterios celestiales ocultos bajo las letras y palabras de los Textos Sagrados:

- El Temurah (cambio) por medio del cual cada letra del alfabeto hebreo es intercambiada con otra, de acuerdo a algún proceso definido, como cuando Aleph, la primera letra, se convierte en Lamed por intercambiarse con la duodécima, la segunda, Beth, se vuelve Mem, la treceava, etc.; o como, cuando la última letra toma el lugar de la primera, la penúltima toma el lugar de la segunda, etc.

- El Gematriah (del Griego geometría), que consiste en el uso de los valores numéricos de las letras de una palabra con la intención de cotejarlo con otras palabras, que entregan el mismo o una similar combinaciones de números: así en Génesis 49:10, "Shiloh come" ("Shiloh viene") es equivalente a 358, el cual es también el valor numérico de Mashiah, de donde se puede inferir que Shiloh es idéntico con Mesías.

- El Notarikon (del Latín notarius), o proceso de reconstruir una palabra usando las iniciales de varias, o una frase usando todas las letras de una sola palabra como diferentes iniciales de otras palabras; por ejemplo, la palabra Agla está formada de las iniciales de la frase hebrea "Tú (arte) (un) Poderoso (Dios) siempre."

Contenido Teúrgico del Zohar

- La Teúrgia (La teúrgia es la creencia que pretende invocar a los Seres Inefables de los Mundo Superiores, para recibir de ellos sublimes enseñanzas), o último elemento principal del Zohar, no requiere una larga descripción aquí. Esta forma parte de lo que ha sido llamada la Cábala "práctica", y entrega fórmulas por medio de las cuales el adepto puede entrar en directa comunicación con poderes invisibles y con ello ejercer autoridad sobre demonios, naturaleza, enfermedades, etc. En un alto grado es la consecuencia natural del significado extraordinariamente oculto por la Cábala a las palabras del Texto Sagrado, y en particular a los nombres Divinos.

III. Conclusión

Naturalmente, el Libro de la Creación no se remonta hasta Abraham, como ha sido declarado por muchos cabalistas. Su imputación por otros a Rabbi Akiba (120 d.C.) es también materia de controversia. Considerando al Zohar, su compilación es debidamente remitida a un judío español, Moisés de León (1305), mientras que algunos de sus elementos parecen tener una mayor antigüedad. Varias de estas doctrinas traen a la memoria aquellas de Pitágoras, Platón, Aristóteles, los Neo-platónicos de Alejandría, los Panteístas orientales o egipcios, y los Gnósticos de los primeros tiempos del cristianismo. Sus especulaciones respecto a la Naturaleza de Dios y su relación al universo difieren fundamentalmente de las enseñanzas de la Revelación.

Finalmente, decididamente no es correcto considerarla como una buena forma de inducir a los judíos a recibir la Cristiandad, aunque esto ha sido sostenido por algunos eruditos cristianos como R. Lull, Pico della Mirandola, Reuchlin, Knorr von Rosenroth, etc., y a pesar de que prominentes judíos cabalistas como Riccio, Conrad, Otto, Rittangel, Jacob Franck, etc., han abrazado la Fe Cristiana, y proclamado en sus trabajos la gran afinidad de algunas doctrinas de la Cábala con las del Cristianismo.
Publicar un comentario